Hace unos días la población de China se despertó con una noticia que disparó todas las alarmas: un bebé de tres meses se había quedado ciego de un